La prisión de la STASI

Prisión de la STASI.

Imagínate ser abducido por una persona disfrazada de repartidor, lanzado dentro de un camión rotulado con el mensaje ‘Pescado fresco’ y realizar un viaje en círculos por el Berlín dividido durante tres horas para que pierdas tu referencia espacial. Más tarde te espera una celda congelada y húmeda sin luz natural, con un camastro de madera y un cubo para tus cosas. Dibuja en tu mente ser obligado a permanecer de pie durante horas, sin poder sentarte ni apoyarte contra ninguna pared. Tener que dormir boca arriba, con la cabeza mirando al frente y las manos estiradas con las palmas hacia arriba por fuera de la manta. No poder hablar con nadie, salvo con tu compañero de celda, que podía venderte a la mínima. Ser privado de tu sueño, y tener que aguantar interrogatorios larguísimos, a menudo con amenazas y violencia física. Imagina una estancia en la prisión de la STASI.

Continuar leyendo “La prisión de la STASI”